agua alcalina, Mitos y verdades sobre su consumo. Existe una gran cantidad de artículos que circulan en Internet, sobre los beneficios de ingerir agua alcalina, atribuyéndole una serie de características verdaderamente milagrosas, generándose una verdadera guerra entre alcalino versus ácido.

Se dicen muchas cosas buenas sobre el agua alcalina, pero ¿son verdad? La mayoría no.

La teoría detrás del agua alcalina afirma que es un poderoso antioxidante con un surplus de electrones que pueden “barrer” los peligrosos radicales libres que andan corriendo por tus venas.

Los comerciales afirman que el agua alcalina puede corregir el exceso de ácido en tus tejidos, lo que puede prevenir o curar el cáncer, la artritis y otras enfermedades degenerativas.

 “Poción milagrosa en tu grifo”

aguas andinas agua potable agua manatial agua vertientes
¿agua pura o agua alcalina?

Muchos de los entusiastas del agua alcalina están convencidos de su eficacia y lo defienden vehementemente.

Sin embargo, no existe base científica que justifique el uso de este sistema de tratamiento de agua y los consumidores han caído presas de un marketing habilidoso que manipula información pseudocientífica a fin de convencer al público para que compre su producto.


Hay una plétora de testimonios y estudios pseudocientíficos en internet que afirman que el agua alcalina cura cualquier enfermedad. Muchos consumidores después de luchar por descifrar la jerga científica finalmente se dan por vencidos.

En realidad,
existen muy pocos estudios científicos sobre los efectos del agua alcalina en
la salud. La mayoría de la información que circula en internet procede de campañas
de marketing, que tiene muy poca validez científica.

Algunas
personas experimentan un “subidón” cuando empiezan a beber agua alcalina, lo
que puede deberse a desintoxicación y al hecho de que probablemente se están
hidratando mejor. La desintoxicación es básicamente el único beneficio de este tipo
de agua, que se limita a un periodo MUY CORTO DE TIEMPO (no más de una semana o
dos)

Entendiendo el pH

El
concepto de alcalinidad o acidez de tu cuerpo está basado en la escala del pH.
El pH es una simple medida de la concentración de iones de hidrógeno. De hecho,
el acrónimo pH es una abreviación de “potencial de hidrógeno”. Cuando más alto
es el pH de un líquido menos iones libres de hidrógeno tiene y cuanto más bajo
es el pH más iones libres de hidrógeno tiene. Una unidad de pH refleja un
cambio de 10 veces en la concentración de iones -por ejemplo, hay 10 veces más
iones de hidrógeno disponibles en un ph de 7 que en uno de 8.

La escala
de pH va de 0 a 14, siendo el pH de 7 neutro.

Cualquier
cosa por debajo de un pH 7 se considera ácido, con el ácido de las baterías
siendo el más extremo, alrededor de 1. Cualquier cosa con un PH por encima de 7
es alcalino o básico, teniendo la cal la alcalinidad máxima, alrededor de 13.
El agua natural del planeta oscila entre 6.5 y 9.0, dependiendo del suelo y la
vegetación, variaciones estacionales y clima, registrándose incluso variaciones
durante el día dependiendo de la luz solar. Las actividades humanas como el
vertido de residuos tóxicos también influencian el pH del agua.

Directrices para el pH del agua potable

¿Por
tanto, cuales son las recomendaciones para un pH óptimo del agua? La
organización WHO ha publicado un documento de casi 600 páginas titulado
“Directrices para beber agua de calidad” , Sin embargo, en ese voluminoso tomo no
se hacen recomendaciones sobre el pH óptimo para la salud, únicamente se
recomienda un pH entre 6,5 y 8 para no corroer las tuberías
.

El pH
óptimo del agua que deberíamos beber se encuentra entre 6,5 y 7,5. Es decir, un
pH NEUTRO

Investigación sobre la alcalinidad del agua: flora y fauna 

agua
Efectos del agua alcalina en plantas y animales

Aunque
los estudios realizados dejan claro que el agua alcalina tiene efectos
perjudiciales en plantas y animales, no hay muchos estudios con humanos. La
literatura científica indica que el pH es importante para la nutrición y la
vitalidad. Por ejemplo, La Universidad del Estado de Michigan estudió el
crecimiento en invernaderos y encontró que es extremamente importante que se
ajuste el pH antes de plantar. Un pH muy alto (mayor de 6,5) incrementa la
probabilidad de deficiencias nutricionales. Un pH demasiado bajo (menos de 5,3)
resulta en toxicidad de calcio y o magnesio y/o manganeso.

– La
universidad del Estado de Ohio reporta que el agua alcalina afecta a la
habilidad de la planta de obtener nutrientes del suelo y puede alterar a la
larga el pH del suelo.

– Un
estudio ecológico en los Países Bajos encontró que un influjo de agua alcalina
llevaba a la muerte de una planta nativa llamada Stratiotes aloides L.

– Peces
con exposición crónica de agua alcalina exhibían signos de estrés (alguna vez
fatal), mientras que los peces en agua NO alcalina no experimentaban dichos
efectos adversos, según un estudio de la Universidad de British Columbia

Investigación sobre la alcalinidad del agua: humanos.

consume dos litros de agua purificada al día
Debemos consumir dos litros de agua diarios, pero ¿alcalina o pura?



Se ha debatido mucho sobre la posibilidad de vencer el cáncer
haciendo que el cuerpo se vuelva alcalino, dado que la tasa de cáncer se ha
disparado al volverse nuestros cuerpos más ácidos debido a la dieta actual de
alimentos procesados.

La
investigación científica sobre los beneficios de la alcalinidad no es
conclusiva. El pH parece tener una gran influencia en la mitocondria de las
células:

-Las
células normales mueren en condiciones de extrema alcalinidad. Un estudio
publicado en el Journal of Biological Chemistry encontró que la alcalosis
(aumento del pH en las células) provoca muerte celular como resultado de la
alteración de la función de las mitocondrias.

– Otro
estudio de la Universidad de Cornell afirma que los antioxidantes no han
resultado efectivos contra muchas enfermedades neurodegenerativos, quizás
debido al modo en que la mitocondria opera dentro de la célula en ciertas
condiciones de pH.

Existen
algunos estudios científicos en contra de la alcalinidad, al menos en lo que
respecta a prevenir o tratar el cáncer. Consideremos la investigación realizada
por Robert Gilles, que estudió la formación de los tumores y la acidez. Según
Gilles, los tumores, por su propia naturaleza, se vuelven ácidos, incluso en
una estructura celular alcalina. En otras palabras, producen su propio ácido.

Los
científicos que están en proceso de desarrollar prototipos para potenciales
agentes anticancerígenos que destruyen selectivamente células tumorales
interfiriendo con la regulación del pH intracelular, han encontrado que los
tratamientos alcalinos no tienen el efecto deseado
, al contrario que
tratamientos extremadamente ácidos.

Lo que es
deseable dentro de la célula cancerígena es menos alcalinidad, no más.

Por tanto,
todos los comerciales que proclaman que el agua alcalina reduce el riesgo
de cáncer no tienen ni idea de los resultados de los estudios científicos
.

Es incluso más interesante un estudio del 2005 realizado por el
Instituto Nacional del Cáncer, que revisita el uso de la vitamina C (ácido ascórbico) para
tratar el cáncer. Encontraron que dosis farmacológicas administradas de forma
intravenosa de ácido ascórbico destruyen las células cancerígenas sin dañar las
células sanas. Este es otro ejemplo de células cancerígenas que son vulnerables
a la acidez por oposición a la alcalinidad.

Está claro que la relación entre alcalinidad y cáncer se ha simplificado enormemente al sacarse conclusiones prematuras y también por los que tratan de aprovecharte del miedo al cáncer.

Conclusiones

En
conclusión, el agua alcalina no es la varita mágica para eliminar el cáncer. La
clave está en el equilibrio

Como dice
el refrán en el medio está la virtud. El agua que es muy ácida o muy alcalina
puede ser perjudicial para la salud humana y llevar a desequilibrios
nutricionales. Esto quedó demostrado en un estudio sueco de agua de pozo, que
encontró que ambos extremos de pH eran problemáticos.

Es de
sentido común que tu cuerpo fue diseñado para beber el agua que ocurre de forma
natural, lo que excluye el agua alcalina con pH 8 o superior.

Y si bebes agua alcalina todo el tiempo, vas a elevar la
alcalinidad del estómago, lo que impide digerir alimentos, ya que niveles bajos
de ácido clorhídrico es
una de las causas más comunes de las úlceras. Por otro lado, abres la puerta a
parásitos en tu intestino delgado y la digestión de proteínas se ve
perjudicada. También significa que a la larga obtendrás menos nutrientes y
minerales. Este efecto ya se ha visto en seguidores acérrimos del agua
alcalina. La alcalinidad es también un problema por que es antibacteriana, con
lo que podría desequilibrar el balance de las bacterias benéficas del
intestino.

Agua pura con vida

Lo que necesita tu cuerpo es agua pura, agua limpia, equilibrada y saludable, ni muy alcalina ni muy ácida. Idealmente el ph del agua debe ser cercano al 7, que es el neutro. Es aceptable si el ph se encuentra entre el 6 y el 8. Algunas de las aguas más saludables del mundo provenientes de manantiales en las montañas son ácidas en el rango de 6,5.

En
resumen, el cuerpo es un complejo y multifacético sistema bioquímico que es
improbable que responda bien a tratamientos a ciegas como el agua alcalina. Como
en todo, lo mas beneficioso para tu organismo es el equilibrio.

En Aguas
Lirima contamos con la mejor tecnología para entregar un agua pura, cristalina,
de calidad, con un pH de 7,1, es decir, neutro, tal y cual lo recomiendan la naturaleza,
la experiencia, la ciencia y el sentido común.  

Abrir chat
Pide Aquí
Hola ¿en que podemos ayudarte?